bg_header-edited102

Base Bíblica/ Mirando en la Biblia

¿Sabes cómo son de grandes las puertas del cielo?

Creo que son bajas. Tanto que los adultos tienen que encorvarse hasta altura de un niño para poder pasar. Pero para los niños es fácil: pueden entrar en el cielo con la cabeza alta (Lucas 18:16-17). ¿Qué dice la Biblia acerca de los niños?

children1

Los niños son una recompensa de Dios (Salmo 127:3)

En los días de Jesús los niños tenían una posición inferior en la sociedad a la de las mujeres. Hasta que tenían doce años eran considerados apenas sin valor, excepto por la ayuda que podían prestar en el hogar o en el trabajo.

Jesús no sólo pasó su tiempo con los marginados de la sociedad, como las prostitutas y los enfermos, sino también con los niños y las mujeres. Se esforzó en gran manera para que la sociedad cambiase su opinión sobre los niños

Los niños:

  • Deben orar y alabar:
    Los niños pueden alabar a Dios (Mateo 21:16) y acallar al enemigo con sus oraciones. "De la boca de los niños y de los que maman, fundaste tu fortaleza, a causa de tus enemigos, para hacer callar al enemigo y al vengativo" (Salmo 8:2).
  • Tienen tareas:
    En la Biblia los niños a menudo han realizado tareas muy importantes. Miriam ayudó a salvar a su hermano Moisés (Éxodo 2:4-9). El joven Samuel compartió con Elí la revelación de Dios (1 Samuel 3). Joás fue rey de Judá a la edad de siete años (2 de Reyes 12:1).
    Y una niña esclava de Israel ayudó a salvar a Naamán , el comandante del ejército de Siria, de la lepra (2 Reyes 5:2-3).
    En el Nuevo Testamento Jesús proveyó comida para miles de personas gracias a que un niño se acordó de traer un poco de pan y pescado (Juan 6:9). La muchacha Rode anunció la maravillosa presencia de Pedro en una reunión de oración (Hechos 12:13-14). Y el sobrino pequeño de Pablo hizo lo suyo al salvar a éste de un ataque, cuando Pablo fue arrestado en Jerusalén (Hechos 23:16-19).
    Y no nos olvidemos de que la misma madre de Jesús no era mayor de 16 ó 17 años cuando Jesús nació: Dios usó a una adolescente para traer al Salvador de la Humanidad al mundo!
  • Tienen planes de Dios:
    Dios tiene grandes planes para los niños y quiere darles esperanza: "Porque yo sé los planes que tengo para vosotros (los niños), dice el Señor, planes para prosperarte y no para herirte, planes para darte un futuro y una esperanza" (Jeremías 29:11).


Jesús:

  • Tomó su tiempo:
    Jesús tomó su tiempo para los niños. "Dejad a los niños venir a mí y no se lo impidáis porque de los tales es el reino de Dios"... Y tomándolos en los brazos, poniendo las manos sobre ellos, los bendecía. (Marcos 10:14 y 16). Él nunca tomó a nadie en sus brazos como a aquellos niños.
  • Se enfadaba:
    Jesús se enfadaba cuando los discípulos intentaban apartar a los niños de Él: Viéndoles Jesús se indignó... (Marcos 10:14). La palabra griega original para "indignarse", significa en realidad "enfadarse sobremanera". En todo el Nuevo Testamento sólo se utiliza esta vez.
  • Oraba:
    Cuando los niños venían a Jesús eran recibidos con los brazos abiertos. Les abrazaba y les daba su bendición (Marcos 10:16).
     En esta ocasión, para la palabra "bendición", en el griego original, se añadió un prefijo, el cual aumenta el significado de esta palabra dando a entender que eran "extra bendecidos". ¡Jesús oraba por estos niños con gran energía!
  • Advertía:
    Jesús advertía fuertemente a aquellos que querían destruir la fe de los niños: ...Y cualquiera que haga tropezar a uno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar. (Mateo 18:6).
  • Se identificaba con ellos:
    Jesús se identificaba con los niños: Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí...De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños (niños), a mí me lo hicisteis. (Mateo 25:35-36 y 40).
  • Les animaba:
    Jesús animaba a los niños cuando gritaban ¡Hosanna al Hijo de David! (Mateo 21:15-16). La raíz de este "Hosanna" es "¡Dios, sálvanos!". Los niños clamaban por salvación.


Como siervos de Dios debemos:

  • Tomar tiempo para los niños de este mundo;
  • Enfadarnos cuando vemos que la gente explota a los niños y les aparta de Dios;
  • Orar fervientemente por los niños.

"Mis ojos desfallecieron de lágrimas, se conmovieron mis entrañas, mi corazón se derramó por tierra a causa  del quebrantamiento de mi pueblo, cuando desfallecía el niño y el que mamaba, en las plazas de la ciudad...Levántate, da voces en la noche, al comenzar las vigilias; derrama como agua tu corazón ante la presencia del Señor; alza tus manos a Él implorando la vida de tus pequeñitos, que desfallecen de hambre en las entradas de todas las calles... La lengua del niño de pecho se pegó a su paladar por la sed; los pequeñuelos pidieron pan, y no hubo quien se lo repartiese." (Lamentaciones 2:11, 19 y 4:4).

  • Advertir a aquellos que descarrilan a los niños;
  • Identificarnos con ellos;
  • Animarles y darles confianza.

 

Updated: 28-10-2005